Portafolio

Bodega Bellavista

Bodega Bellavista

Siete generaciones de una arraigada familia iqueña dedicada al arte de elaborar nuestra ancestral y codiciada bebida bandera.

La hacienda San Juan de Bellavista está ubicada a 294.5 Km. al sur de Lima, en San Juan Bautista, el distrito más antiguo de Ica (1549). Esta antigua hacienda viñatera y pisquera, instituida por la Orden de San Agustín, fue también conocida como Pedreros, Buena Vista y San José de Vellavista. El documento más antiguo sobre su historia -hasta ahora- es el testamento de Don Mateo Gómez Pedreros (Gobernador de Las Reales Armas de Ica), redactado ante el escribano Don Diego Mateo Hernández y Valenzuela, el 27 de enero de 1753, en el cual se mencionan 300 botijas con pisco producido en esta centenaria hacienda.

Casi dos siglos después, luego del devastador terremoto de 1940, Don Víctor Manuel Bernales Ormeño reconstruyó su bodega con un innovador diseño que le permitió trasegar mostos por gravedad y destilarlos en sus cuatro alambiques con calienta-vinos, gracias al empleo de un caldero que optimizó el proceso y evitó el uso de madera de huarango. Hasta su fallecimiento en 1962, produjo un promedio de quinientos mil litros anuales de pisco.

Hoy en día, siguiendo los cánones de la antigua elaboración pisquera, los hermanos Santhome Bernales relanzan al mercado -después de varias décadas- sus emblemáticas marcas: Bellavista y Jaranero. Y, en memoria del auténtico pisquero –que antaño disfrutaba del llamado pisco ‘macho’– presentan Familia Bernales, un pisco excepcional, por sus singulares aromas y sabores, y su alta graduación alcohólica, fiel a la vieja usanza.

Estirpe Pisquera: 

El teniente general y corregidor Don Silverio de Bernales y Rodamonte fue un reconocido ‘señor de viñas’, gracias a la producción de sus haciendas Mochica (Ica, 1760) y Bernales (Pisco, 1774). Décadas después, su nieto Miguel Bernales Cagnoli hizo lo propio en la Rivero y, posteriormente, su bisnieto, el comisario Manuel Bernales Mata, en la Bolívar, donde también fabricó botijas.

Desde los años cuarenta hasta inicios de los sesenta del siglo pasado, el mayor de la quinta generación y dos veces alcalde de Ica, Víctor Manuel Bernales Ormeño continuó con el cultivo de uvas pisqueras y la elaboración de pisco en su hacienda San Juan de Bellavista. Esta tradición familiar fue heredada a su primogénito Pedro Manuel Bernales Uribe, quien junto a su hijo Manuel Ernesto Bernales Baumgartner la continúan en la destilería de su hotel El Carmelo en Ica. De igual forma, fue transmitida a sus sobrinos Antonio y Julio Biondi Bernales, quienes se establecieron en la hacienda Omo de Moquegua.

Actualmente, los hermanos Juan Carlos y Víctor Manuel Santhome Bernales siguen produciendo pisco en la antiquísima bodega Bellavista, representando con orgullo a la séptima generación de una de las más arraigadas familias iqueñas en el arte de elaborar nuestra ancestral y codiciada bebida bandera. "

 

Vinos